Arteterapia para mayores en Ballesol Barberá del Vallés

arteterapia para mayores

Arteterapia para mayores en Ballesol Barberá del Vallés

Hace ya más de cuatro meses que se iniciaron los grupos de Arteterapia para mayores en la residencia para mayores Ballesol de Barberá del Vallés. La intervención se basa en dos grupos de trabajo que desarrollan material artístico de forma individual o colectiva en sesiones de una hora y cuarto y de frecuencia semanal. La experiencia está funcionando de forma satisfactoria en ambos grupos y las dificultades iniciales para adaptarse a un nuevo formato y una nueva forma de expresión han sido superadas.

El objetivo de la Arteterapia para mayores es ofrecer un medio y un espacio de expresión propios y diferenciados, que faciliten la exploración y elaboración de experiencias, emociones, conflictos o preocupaciones de las personas mayores.

En las últimas etapas de la vida, cuando la salud ya no es tan fuerte y el final de la vida se ve como algo cercano, es importante poder contar con los recursos necesarios para ser capaces de compartir las inquietudes que puedan surgir a partir de esta nueva situación.

Ayuda a un proceso de adaptación

Aunque existen muchas variables y cada caso es diferente, hay aspectos comunes a todas las personas cuando llegamos a determinada edad. La familia, el nuevo entorno social en el contexto de una residencia, la relación con los compañeros y los cuidadores, la preocupación por la salud y la inquietud por un final próximo que inevitablemente lleva a una visión retrospectiva de la propia existencia, hacen que afloren miedos y ansiedades, preocupaciones, en definitiva, que hasta este momento parecían no existir o no se manifestaban de forma preocupante.

Las limitaciones físicas o intelectuales que algunas personas sufren en esta etapa hacen que su calidad de vida se vea mermada y es importante poder abordarlas desde diferentes perspectivas para que puedan sentirse mejor y disfruten en la medida de lo posible esta etapa de sus vidas.

Hacer posible que nuestros mayores puedan abordar estos y otros temas es un trabajo que puede hacerse desde varios ámbitos, y uno de ellos es mediante un proceso de Arteterapia.

Arteterapia para mayores

La Arteterapia para mayores es una disciplina terapéutica que brinda la posibilidad a los residentes de comunicarse a través de los materiales artísticos con el fin de facilitar la expresión y la comunicación.

A través de la creación artística se busca una aproximación a los sentimientos, actitudes, fantasías, experiencias y recuerdos que puedan ser inconscientes o de difícil acceso. En la Arteterapia, la esencia del mensaje se transmite mediante imágenes de creación propia.

La producción de imágenes y objetos artísticos se utiliza para restablecer la capacidad natural de la persona para relacionarse consigo mismo y con el mundo de forma más satisfactoria.

Aunque cualquier persona puede beneficiarse del proceso, la arteterapia para mayores está especialmente indicada en aquellas que tengan especial dificultad para expresarse verbalmente, ya sea por un bloqueo o por alguna patología que se lo impida.

Las imágenes y objetos artísticos creados en un entorno seguro y con el acompañamiento del Arteterapeuta posibilitan la contención, expresión, exploración y resolución de emociones conflictivas.

Dependiendo de los casos, la Arteterapia puede funcionar como complemento a otros procesos de terapia o como alternativa en aquellos casos en los que estas intervenciones no han funcionado, bien porque los pacientes tienen una dificultad especial en comunicar verbalmente lo que les ocurre o porque entran en una fase de bloqueo. En estos casos se abre una vía de trabajo diferente a través de la producción artística, que facilita la expresión y la comunicación con el terapeuta.

Las personas mayores presentan con frecuencia estas dificultades que hacen necesaria una alternativa a la terapia verbal, bien sea por que existe un bloqueo relacionado con emociones o experiencias traumáticas difíciles de elaborar y por tanto de expresar, o porque la persona sufre algún trastorno o patología, que por su naturaleza, o por la medicación prescrita para su tratamiento, le impide un diálogo funcional con su entorno.