Artrosis: Diagnóstico y tratamiento efectivo en Ballesol | Ballesol Lo que hay que saber

Artrosis: Diagnóstico y tratamiento efectivo en Ballesol

Artrosis: Diagnóstico y tratamiento efectivo en Ballesol

Comparte este artículo

¡Todo el mundo tiene artrosis!, publicó la doctora Charlotte Tourmente en el exitoso libro “Victoria sobre la artrosis”.

Una enfermedad que el hombre ha sufrido desde siempre y que está unido al envejecimiento. Que afecta más a mujeres, a personas con sobrepeso y/o lesiones articulares existentes. Pero también existe un condicionante genético.

Lo cierto es que cuanto más se envejece, más se deteriora el cartílago de nuestras articulaciones. La realidad es que se estima que la artrosis afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. En España, según datos del estudio EPISER de la SER, se estima que una de cada 4 personas padece alguna enfermedad reumática.

Diagnóstico de la artrosis en los centros Ballesol

 

Todo dolor articular no tiene por qué estar relacionado con la artrosis clásica, por eso es fundamental un manejo correcto desde el diagnóstico a la evaluación y posteriormente la aplicación de un tratamiento acertado.

En las residencias para mayores de Ballesol se apuesta por una intervención integral e individualizada encaminada a aliviar el dolor, mejorar la capacidad funcional y, en consecuencia, aportar bienestar y calidad de vida.

Tener un diagnóstico (Valoración Geriátrica Integral) con el que identificar y describir de manera personal los problemas y necesidades del residente, debe de orientarnos sobre las capacidades funcionales, cognitivas, nutricionales y de movilidad, según las escalas geriátricas específicas: Índice de BARTHEL ,  PFEIFFER/MMSE , MNA/IMC,  SPPB/TINETTI.

Hay que estar especialmente atentos a residentes que presentan un riesgo de fragilidad, de perder su autonomía, lo que vendrá marcado por su comorbilidad, patologías crónicas y/o polifarmacia.

Todo ello teniendo en cuenta que el promedio de edad en las residencias Ballesol está cercana a los 90 años con limitaciones en cuanto a desarrollar adecuadamente las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) y con estado anímico bajo. Circunstancias en las que se ven representados más del 45% de total de residentes.

¿Cuáles son los objetivos?

Cualquier paciente con artrosis va a ver modificadas sus condiciones de vida y bienestar.  Para prevenir y/o reducir esas limitaciones médicas, sociales y psicológicas derivadas de esta situación es preciso que sean consideradas desde un enfoque integral y multidisciplinar. Deberán intervenir médicos, fisioterapeutas, psicólogos y terapeutas ocupacionales. Así, se podrá capacitar al residente con recursos suficientes que le permitan satisfacer sus necesidades individuales y colectivas.

Residente trabaja en rehabilitación en residencias de ancianos privadas en fisioterapia Ballesol residencia geriátrica

Para alcanzar estos objetivos, en Ballesol se establece una valoración funcional, cognitiva y nutricional del residente tras el cribaje según las escalas:

  • ÁREA FUNCIONAL: Tras la valoración por T.oc / FT, y I Barthel, determinar su capacidad funcional, su movilidad, y se incluirá en programas individuales, marcados por el responsable del Dpto.  de FT./ T.Oc.
  • ÁREA COGNITIVA: Mejorar en lo posible su capacidad mental y su estado anímico.
  •  ÁREA NUTRICIONAL: Establecer la dieta adecuada, con las necesidades calórico- proteicas necesarias para conseguir los objetivos marcados.

Nuestros mayores, un respeto.”

La progresión de la artrosis es lenta y tiene una etiología múltiple. Se denomina primaria cuando la causa es desconocida o secundaria; cuando es causada por otra enfermedad o patología (gota, hemocromatosis, traumatismos repetitivos, actividad deportiva, sobrecarga ocupacional, predisposición hereditaria, etc.). Éstas pueden afectar a cualquier articulación. Su diagnóstico, preferentemente, se establecerá tras la exploración Clínica y en control de RX.

Los síntomas de la artrosis se desarrollan gradualmente y al principio afectan solo a una o a pocas articulaciones. Generalmente, la aparición de dolor – descrito como intenso y profundo y presente en más del 50% de tipo punzante- puede ser el primer síntoma que, además, se puede ver agravado con el ejercicio y en situaciones de reposo (congestión venosa intraósea). La aparición de hinchazón, tumefacción, crujidos deformidad o pérdida de función son también frecuentes.

A medida que el trastorno va causando más síntomas, la articulación pierde movilidad y capacidad de estirarse y doblarse por completo.

Desde Ballesol apostamos por un tratamiento centrado en la prevención y en evitar el avance una vez que ésta ha sido diagnosticada. De esta forma conseguimos mejorar la calidad de vida del paciente, disminuyendo principalmente el dolor y la inflamación, aumentando el rango articular mejorando la elasticidad de los tejidos blandos, favoreciendo la actividad y un estado anímico positivo. En definitiva, favorecer un estado de bienestar al Residente.

Perfil del paciente/residente

La mayoría de pacientes que se atienden en Ballesol acuden por manifestaciones de dolor crónico, rigidez, hinchazón, afectación de la sensibilidad en las articulaciones, etc. Son molestias que dificultan sus tareas diarias, junto a síntomas depresivos y, en ocasiones, dificultad para conciliar el sueño por ese dolor nocturno.

Uno de los tejidos más importantes en la génesis del dolor podría ser el músculo. En relación al síntoma de dolor óseo crónico, éste puede aparecer al exigir un esfuerzo a la articulación enferma, empeorando con el transcurso del día y con la actividad, pero también en el reposo,  en el descanso nocturno (insomnio) etc.

La finalidad, por tanto, debe de ser mejorar la funcionalidad articular con una disminución en el grado de dolor para retrasar la evolución de la enfermedad. El tratamiento de la artrosis debe ser eficaz, seguro e individualizado para conseguir:

1. Disminuir el sedentarismo

Una situación que, más habitualmente, se desencadena en su domicilio, por restricción en su movilidad, por existencia de barreras arquitectónicas, por circunstancias de la persona que vive sola etcétera.

2. Reducir descompensaciones

En la medida de lo posible, reducir las descompensaciones de las patologías crónicas y resolver agudizaciones médicamente.

3. Mejorar la movilidad y la realización de las diferentes ABVD.

4. Conseguir bienestar físico, funcional, anímico y social.

¿Cómo se trabaja la artrosis en nuestras residencias?

El tratamiento integral de los procesos artrósicos debe de tener un enfoque multidisciplinar que satisfaga todas las necesidades del paciente, desde las físicas a las emocionales, de las sociales a nuevos hábitos de vida y/o alimentación.

En residencias como Ballesol, las diferentes técnicas intervencionistas frente a la artrosis van acompañadas del trabajo de fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos y enfermeros. Todo ello con la finalidad de que sea un tratamiento único para cada paciente y cada patología

Por ejemplo, nos ocupamos de la prescripción farmacológica, optimizamos los tratamientos evitando las RAM y la polimedicación. Priorizamos el control de síntomas incorporando dietas adecuadas ricas en proteínas con suplementación, evitando el riesgo de malnutrición.

En las residencias de ancianos Ballesol apostamos por una visión fisioterápica global de esta enfermedad centrándonos en la prevención y en el tratamiento, dependiendo de la fase en la que se encuentre el paciente:

  • Se aplican terapias combinadas (corrientes interferenciales y aplicación de infrarrojos) con una duración de  15 minutos tres veces por semana.
  • Magnetoterapia: campos magnéticos pulsátiles que, ajustados a parámetros de frecuencia e intensidad, se aplican a numerosas patologías.
  • Electromedicina: que proporciona gran poder antinflamatorio y analgésico, no invasivo y que produce alivio inmediato.
  • Onda Corta:  radiación electromagnética que produce una interacción con los tejidos biológicos a través de calor (diatermia).

Tanto la acción preventiva, como el tratamiento personalizado hacen que mejore sustancialmente la calidad de vida de nuestros residentes. En algunos casos, estos métodos logran evitar la cirugía. También pueden alargar el tiempo de paso por cirugía para colocar una prótesis ya sea total o parcial (artroplastia).

De ahí la importancia también de los programas de Terapia Ocupacional para optimizar medidas y ayudas técnicas en la realización de las ABVD al igual que todo lo que suponga una limitación del rango de movimiento de la articulación afectada.

  • Análisis biomecánico de la marcha: tanto en estático como en dinámico, para corregir posibles deformidades en la deambulación.
  • Terapia manual cinesiterapia: relajación de los tejidos blandos.
  • Estiramientos musculares: acción sobre un conjunto muscular contracturado.

Finalmente, el apoyo psicológico servirá para mantener y elevar el estado anímico con talleres de psicoestimulación (memoria, lenguaje, vocabulario, orientación tiempo y espacio) y la valoración de indicadores depresivos (tratamiento individual).

Complementariamente, es aconsejable acompañar la intervención multidisciplinar del residente con los talleres lúdicos del área del TASOC para favorecer la integración e interrelación social de los residentes.

En Ballesol, específicamente, todas estas planificaciones están incluidas en el programa REACTIVATE, destinado a recuperar la movilidad gracias a los programas individualizados de rehabilitación y fisioterapia, reforzados con la ingesta proteica de dietas enriquecidas.

Y, en definitiva, que el residente pueda alcanzar el máximo grado de funcionamiento de la persona en todas las áreas, logrando un mayor bienestar físico, funcional y social.


Por el Dr. Jordi Rubio, Doctor Ballesol Almogávares.

#Ballesoltecuida #Ballesolsiemprecontigo

Comparte este artículo

Tags: