Atención médica

Sentirse como en casa desde el primer momento

A su llegada al centro, un supervisor ofrece una visita guiada al nuevo residente, informando de todas las particularidades en lo que respecta a su nuevo hogar, incluyendo los horarios, instalaciones y servicios.

A partir de ese instante, siempre habrá alguien cerca, una auxiliar, una supervisora, un TASOC (técnico de animación sociocultural) o un médico, para atender sus  necesidades.

Y, puesto que esas necesidades van cambiando con el tiempo, cada especialista de la residencia va actualizando esa información.

Gracias al Modelo de Gestión centralizado podemos conocer un poco mejor cada día al nuevo miembro de la gran familia de Ballesol.

Así todas las áreas, desde la dimensión médica hasta la ocupacional, funcionan de forma acompasada y al unísono.

Al fin y al cabo, el bienestar de todo ser humano depende del equilibrio entre el estado psicológico y el físico.

Los equipos médicos fueron la piedra fundacional de las primeras Residencias Ballesol.

Al igual que entonces, sigue habiendo un doctor disponible las veinticuatro horas del día, además de contar con los últimos avances asistenciales y las tecnologías  más punteras para desempeñar su función.

Pero por encima de todo eso destacamos nuestra vocación para crear un vínculo de cercanía y afecto con cada uno de los pacientes.