Ballesol, respuestas ante un ictus

día mundial ictus

Ballesol, respuestas ante un ictus

Hoy, 29 de octubre, se celebra el Día Mundial del Ictus. Con el propósito de mejorar la prevención de una patología que representa la tercera causa de muerte en el mundo occidental y sensibilizar a la sociedad sobre la gravedad del infarto cerebral, Grupo Ballesol desarrolla en sus residencias un “Modelo de atención a las personas con daño cerebral” en torno al concepto de la calidad de vida, centrado en la persona y en su familia. Una de las denuncias más repetidas por las Asociaciones de personas y familiares afectadas por daño cerebral es la ruptura asistencial que se produce a la salida del hospital.

La alternativa residencial en personas con daño cerebral es cada vez más aconsejable en la población más envejecida.

Las distintas Unidades de Recuperación de Ictus en una residencia Ballesol proporcionan una atención integral y global ante un problema neurológico vascular o en enfermedades neurológicas degenerativas con evidente dependencia funcional. Cada una de ellas realiza una valoración de los problemas médicos asociados por el equipo médico y de enfermería (nutrición, úlceras, disfagia, etc…) y fisioterapia (plan de movilizaciones, tratamiento postural…)

Cada año se dan 104.701 nuevos casos de daño cerebral adquirido. La principal causa de daño cerebral es el ictus. Las secuelas de un daño cerebral son múltiples y, dependiendo de la gravedad y de la zona afectada, se manifiestan en trastornos de la movilidad, problemas de comunicación, déficit cognitivos y alteraciones emocionales y de la conducta.

En este día Mundial del Ictus Grupo Ballesol también quiere reflejar la importancia del tratamiento rehabilitador de las personas con DCA, “consiste en aplicar todas las medidas necesarias para prevenir las complicaciones secundarias a la lesión cerebral, preservar las estructuras y las funciones y conseguir alcanzar la máxima capacidad física, funcional, social y emocional”. Fermín García, director médico zona mediterránea de Grupo Ballesol, recuerda que:

“la práctica de actividad física regular a edades avanzadas es una de las prioridades en salud pública como forma de prevención de enfermedades crónicas y degenerativas”.

Ictus, disfagia y Daño Cerebral

La disfagia es la alteración o dificultad en el proceso de la deglución. Es un síntoma que aparece con frecuencia en personas que han sufrido Daño Cerebral. Las personas que padecen disfagia pueden tener alterada la eficacia de la deglución, y por lo tanto, la capacidad para alimentarse e hidratarse de manera óptima, pudiendo aparecer cuadros de desnutrición y deshidratación.

Desde Grupo Ballesol se realizan regularmente diferentes encuentros y talleres con Médicos, DUEs, Gerocultoras y Supervisoras con la finalidad de acercar conceptos clínicos sencillos sobre este síntoma y abarcar así un “correcto diagnóstico e intervención terapéutica, incluyendo recomendaciones nutricionales y tratamiento o reeducación de la deglución”, resume la organización de Ballesol con motivo del día Mundial del Ictus.