Descubre por qué nos apasiona la Enfermería Geriátrica | Ballesol Actualidad

Descubre por qué nos apasiona la Enfermería Geriátrica

Residencia Geriátrica, enfermería geriátrica

Descubre por qué nos apasiona la Enfermería Geriátrica

Comparte este artículo

“La enfermería geriátrica realiza, cada vez más, una relevante labor docente tanto con los pacientes como con su entorno más cercano”

Cada día envejecemos. Lo comprobamos, nos lo recuerdan, los atestiguan los datos, lo refrendan los informes. ¿Hacia dónde vamos? El último informe del INE refleja que uno de cada cuatro españoles tendrá 65 años o más en 2035. ¿Cómo planificamos nuestro futuro para vivir en una sociedad envejecida?

Es importante reseñar que no solo aumenta el número de personas mayores, sino que se incrementa la esperanza de vida de las mismas, lo que genera mayores limitaciones y una mayor necesidad de cuidados continuados.

Desde esta perspectiva de envejecimiento continuo, y ante el reto de no sólo aumentar los años de vida sino la calidad de los mismos, se hace cada vez más necesaria la figura de la enfermera geriátrica. “Las profesionales de esta especialidad son capaces de prestar unos cuidados individualizados e integrales destinados a satisfacer tanto las necesidades médicas como las de todas las esferas que rodean al individuo”, adelanta Patricia Gonzaga Sánchez, enfermera de Ballesol Playa San Juan

Patricia Gonzaga Sánchez, enfermera Ballesol Playa San Juan

Patricia Gonzaga Sánchez, enfermera Ballesol Playa San Juan

 

Desde una perspectiva socio-sanitaria existen unos retos derivados del envejecimiento demográfico. También desde la enfermería geriátrica, que puede aportar un valor significativo para satisfacer estas necesidades. Facilitando una atención integral “desde unos valores éticos y humanos imprescindibles, satisfaciendo de forma integral las necesidades de cuidados, los valores, intereses, y características individuales” . Y a través de una atención individualizada, entendiendo que el envejecimiento es un proceso diferente para cada individuo.

En un contexto de envejecimiento de la población, la necesidad de ralentizar el deterioro progresivo de la salud y, en general, gestionar sus implicaciones es cada vez más relevante.  “La detección precoz, prevención, y el fomento de la autonomía de las personas requieren cada vez más de una atención profesionalizada para ser eficaces”, reflexiona Gonzaga Sánchez, que añade que respecto a la detección precoz, “el personal de enfermería no sólo evalúa el estado de los residentes de forma continua en sus interacciones diarias (p.ej. su estado de actividad o variaciones en patrones de conducta/alimentación) sino que lo complementa con datos clínicos”.

¿Podemos prevenir nuevas enfermedades?

Una de las palabras más de moda en estos tiempos es la de autocuidados. Una clave para prevenir, un consejo para protegernos. Y podríamos añadir, que una forma de vida en estos momentos.

La prevención de nuevas enfermedades requiere de una estrategia integral que para el departamento de enfermería de esta residencia de Ballesol debe de consistir en:

  • Seguimiento individualizado de los riesgos más relevantes que afectan a determinado paciente (p.ej. posibles complicaciones en alguna patología existente).
  • Participación en campañas periódicas de vacunación.
  • Garantizar las condiciones de higiene y patrones adecuados de alimentación, etc…
  • Otras actividades preventivas, como las restricciones de movilidad, distancia social e incluso aislamiento preventivo acometidas con motivo de la pandemia de Covid-19.

residencia geriátrica, enfermería geriátrica

 

Existe una función docente, que Gonzaga Sánchez explica muy bien y desde la experiencia. “La población general tiene un conocimiento limitado de las características, evolución y cuidados necesarios para afrontar las patologías y problemas derivados del envejecimiento. Por el contrario, la enfermería geriátrica realiza cada vez más una relevante labor docente tanto con los pacientes como con su entorno más cercano (familia, amigos,…) para poner estos conocimientos a su disposición”. Enfermedades  como las demencias nos vale de ejemplo porque  es fundamental el soporte a las familias para que entiendan mejor las consecuencias y su evolución.

Las necesidades de una población envejecida no son fáciles de identificar por su cantidad y diversidad – alimentarias, higiénicas, emocionales, sanitarias, etc… Consecuentemente, cada vez es más complicado para las familias proporcionar un marco de cuidados adecuado conforme la edad o complejidad de las patologías avanza.

En los centros especializados como el de Ballesol Playa San Juan, la definición de los planes de cuidados se realiza en base al criterio de un equipo multidisciplinar de profesionales (médicos, enfermeras, psicólogos, nutricionistas, etc…), lo que permite identificar y cubrir las necesidades de cada paciente, incluyendo “protocolos estándar para realizar el seguimiento de los planes de cuidados específicos en ámbitos como la nutrición, higiene, o complicaciones como las ulceraciones”.

Investigación y conocimiento

Uno de los retos derivados de una población envejecida es ampliar el conocimiento existente sobre las enfermedades relacionadas y sus tratamientos. Para ello, los proyectos de investigación realizados por entidades públicas y privadas son un vehículo fundamental para la adquisición de nuevo conocimiento o la consolidación del existente. En esta línea uno de los proyectos de mayor reconocimiento e interés es el realizado por con 8 residencias de la Comunidad Valenciana. El estudio BallePower reflejaba en un trabajo de médicos, fisioterapeuatas, psicólogos, etc. El resultado de aportar los mejores cuidados a las funciones físicas, cognitivas y emocionales de los residentes de Ballesol. Como resultado, el estudio evidenció una mejoría significativa de la fuerza, resistencia, equilibrio, velocidad y disminución de caídas en los grupos de control.

En definitiva, y como resumen, Gonzaga Sánchez, pone en valor “cómo las competencias profesionales de la enfermería geriátrica pueden aportar soluciones a los retos derivados del envejecimiento progresivo de la población en Europa”.

Comparte este artículo