DÍA INTERNACIONAL DEL GLAUCOMA

Día Internacional del Glaucoma en residencias para mayores

DÍA INTERNACIONAL DEL GLAUCOMA

Comparte este artículo

El glaucoma es la segunda causa más común de ceguera, después de las cataratas. Se estima que 4,5 millones de personas lo padecen hoy en día y se espera que esta cifra continúe aumentando en los próximos años.

Un 90% de los casos de ceguera podrían haberse evitado si se hubiesen tratado a tiempo.

Por lo que cada 12 de marzo resulta necesario celebrar el Día Internacional del Glaucoma, una iniciativa conjunta entre la Asociación Mundial del Glaucoma y la Asociación Mundial de Pacientes con Glaucoma, cuyo objetivo es concienciar a la población de la importancia de detectar esta enfermedad a tiempo.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad visual degenerativa que se caracteriza por una lesión en el nervio óptico, cuya salud es vital para disfrutar de una buena vista.

Normalmente viene causada por un aumento de la presión en el interior del ojo, lo que conocemos como tensión intraocular.

El ojo contiene en su interior un líquido llamado humor acuoso, cuando la cantidad de este líquido aumenta a causa de alguna obstrucción, se produce un incremento de la tensión intraocular y es lo que produce el glaucoma.

Tipos de glaucoma

La forma clínica más frecuente es el glaucoma de ángulo abierto, cuyos síntomas pueden consistir en alteraciones del campo visual con pérdida de visión lateral o periférica.

Existen otros tipos de glaucoma que pueden presentarse de manera sorpresiva, como el glaucoma de ángulo cerrado, que es menos frecuente y aparecen otros síntomas como visión borrosa o incluso pérdida completa de la visión, así como dolor de ojo, dolores de cabeza, náuseas y vómitos.

¿Cómo detectar el glaucoma a tiempo?

En las residencias para la tercera edad Ballesol, somos expertos en este tipo de enfermedades que, en su mayoría, afectan a personas mayores.
Sabemos que gozar de una buena visión es fundamental para poder realizar correctamente las tareas de la vida diaria y, además, poder relacionarnos correctamente con nuestro entorno, sobre todo en personas de edad avanzada.

Es importante que sepamos que la tensión intraocular que puede producir el glaucoma es independiente de la tensión arterial, por lo que se va produciendo y desarrollando a lo largo del tiempo sin presentar síntomas.

Por lo que, si no lo detectamos a tiempo, se puede producir un daño irreversible en nuestro nervio óptico, dando lugar a la pérdida progresiva de la visión y llegar a producir ceguera.

Sabemos que el glaucoma es muy difícil de prevenir, pero lo que si podemos conseguir tratándolo a tiempo es frenar su avance. Por eso, es importante hacernos revisiones oculares de manera regular incluyendo una retinografía, para así evitar padecer los casos más graves de esta enfermedad.

Desde Ballesol, esperamos que toda esta información pueda servirte de ayuda.

¡No te olvides de leer nuestra Revista Ballesol para más información!
#Ballesoltecuida #Ballesolsiemprecontigo

Comparte este artículo