La robótica para mejorar la calidad de las personas mayores

Robótica en el cuidado de las personas mayores: Miguel Angel Salichs

La robótica para mejorar la calidad de las personas mayores

Comparte este artículo

ENTREVISTA MIGUEL ÁNGEL SALICHS, catedrático de ingeniería de sistemas y automática.

“EL PRINCIPAL OBJETIVO DE LA ROBÓTICA DEBE SER MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS MAYORES”

Miguel Núñez Bello

La realidad le ha llevado a relacionarse más con los robots que con las personas. No quiere pensar el tiempo que pasa interactuando con ellos. Pero tampoco se imagina estar muy alejado de sus creaciones. Quiere convencernos de la utilidad de la robótica porque no debemos de olvidar “que ellos deben de estar adaptados a nosotros, no al revés”

Miguel Ángel Salichs, transmite la pasión por la robótica social posando junto a dos evoluciones de sus pensamientos, creaciones que “no tienen una apariencia idéntica a la de un ser humano porque nunca conseguiremos que sea totalmente igual…”

Ahí está el alivio, pensarán unos. O el problema.

¿Qué es la robótica social y cómo podemos aprovecharla en el cuidado de las personas mayores?

Los robots sociales son robots que tienen como fin principal la interacción con las personas. Estos robots pueden ser de utilidad para las personas mayores como asistentes, haciéndoles compañía, monitorizando sus actividades, entreteniéndoles, etc.

¿Qué papel cree que va a jugar la robótica en el ámbito asistencial en el futuro? ¿En este campo que cree que queda aún por investigar y desarrollar?

La robótica puede jugar un papel muy importante en el ámbito asistencial, pero hay que tener en cuenta que en general la robótica se encuentra todavía en una fase muy primaria de desarrollo.

Los robots actuales tienen muchas carencias y limitaciones.

Esto es aplicable tanto a la robótica asistencial como a otros campos de la robótica.

En la robótica asistencial, y en particular en la robótica social, tenemos una dificultad añadida: los robots tienen que adaptarse a las particularidades de los entornos en que se encuentran y a las personas con quienes interaccionan. Esto no es como poner robots en una fábrica, en la que podemos conseguir que las condiciones de trabajo de los robots sean las que ellos necesitan y siempre las mismas.

Eso se logra adaptando la fábrica a las limitaciones de los robots, pero algo así es impensable en otros entornos. No vamos a cambiar la disposición de nuestras casas o los centros asistenciales para adaptarlos a los robots. Serán estos últimos los que tendrán que adaptarse y eso es algo que plantea múltiples dificultades técnicas.

Y si la adaptación al entorno es difícil, lo es todavía más la adaptación a las personas. Cada persona es diferente y el comportamiento de un robot social que interaccione por ejemplo con mayores debe adaptarse a las particularidades de cada usuario. Afrontar todas estas dificultades exige un gran esfuerzo en investigación y desarrollo.

“La robótica se encuentra todavía en una fase muy primaria de desarrollo. Los robots actuales tienen muchas carencias y limitaciones”

¿El principal objetivo de la robótica en el cuidado del adulto mayor debe ser reducir la carga que el personal asistencial soporta actualmente o el de aumentar la autonomía de los ancianos?

Creo que el principal objetivo debe ser mejorar la calidad de vida de las personas mayores, y para ello es bueno mejorar, entre otras cuestiones, su autonomía.

También es importante facilitar el trabajo del personal asistencial en general y los cuidadores en particular, incluyendo entre estos no sólo a cuidadores profesionales sino también a familiares que tienen a su cargo el cuidado de personas mayores.

¿Qué funcionalidad futura se desarrollará más en la robótica, la destinada a ayudar en las actividades de la vida diaria de un anciano (AVD) o la de acompañamiento teniendo en cuenta el grave problema de soledad que existe en España?

Ambas son importantes y en ambas la robótica puede ser una ayuda. Pero siempre teniendo en cuenta que estamos hablando sólo de una ayuda.

Para solventar los problemas de algunas personas mayores en su vida diaria, los robots actuales distan mucho de tener las capacidades del personal asistencial. Y en cuanto a compañía, el robot también puede ayudar, pero no es comparable a la compañía de un ser humano.

“No vamos a cambiar la disposición de nuestras casas o los centros asistenciales para adaptarlos a los robots. Serán estos últimos los que tendrán que adaptarse y eso es algo que plantea múltiples dificultades técnicas”

¿Qué porcentaje de trabajo piensa que es ahora automatizado en el sector asistencial y residencial y puede serlo en 2030?

Usar la palabra automatización es peligroso en este sector, porque se asocia a sustituir personas por máquinas. En mi opinión, en un futuro la tecnología en general y la robótica en particular tendrán una gran presencia en el sector asistencial, pero eso no se traducirá en que vayamos a necesitar menos personas en este sector. El personal que se dedica a tareas asistenciales utilizará las ayudas tecnológicas que tenga a su alcance, como ya lo hace actualmente.

El desarrollo de la tecnología facilitará su trabajo y probablemente cambie en algunos casos la forma en que se hace ese trabajo; pero insisto: el sector asistencial es muy diferente del sector industrial, y al día de hoy y durante mucho tiempo dudo que podamos tener máquinas que emulen muchas de las capacidades de los seres humanos que trabajan en este sector.

¿Es la resistencia psicológica, mental de las personas el principal problema con el que se encuentra/encontrará la robótica?

En el mundo asistencial, si los robots se diseñan teniendo en cuenta que van a ser usados por personas, con todo lo que ello implica, eso no debería ser un problema. Los robots deben estar adaptados a las personas, no al revés. Sin embargo, esto, que es fácil de decir, no siempre es fácil de llevar a la práctica. Y si no se logra es cierto que puede aparecer una cierta resistencia por parte de los usuarios. Pero insisto, si esto ocurre será por culpa de un mal diseño de la tecnología, no por la tecnología en sí misma.

Robótica en el cuidado de las personas mayores

¿Qué importancia y beneficios puede tener que el robot tenga una apariencia antropomórfica?

No es deseable intentar que el robot tenga una apariencia idéntica a la de un ser humano, porque nunca conseguiremos que sea totalmente igual y entonces el robot se percibiría como un ser humano deforme, lo que generaría rechazo. Este es un fenómeno que ha sido ampliamente estudiado en el mundo de la robótica social. Por otra parte, si queremos crear ciertos lazos afectivos con el robot, tampoco es bueno que se perciba al robot tan sólo como una máquina. En robótica social es habitual quedarse en un término medio, haciendo robots que se asemejen a mascotas, a personajes de dibujos animados o a un muñeco de peluche, por ejemplo.

Por último, ¿cómo piensa que están respondiendo las empresas españolas, el sector asistencial y residencial, la sociedad en general a las transformaciones que conlleva la robótica?

Hay un gran interés en todos los sectores.

Hay empresas interesadas en llevar al mercado los desarrollos de los grupos de investigación españoles, algunos de los cuales están en la vanguardia en este campo; y hay también un gran interés en el sector asistencial y residencial en instalar soluciones técnicas, entre las que se encontrarán próximamente robots que faciliten la asistencia a personas mayores.

Aquí nos enfrentamos con dos retos: el primero es desarrollar la tecnología y el segundo, no menos importante que el primero, es abaratarla para que pueda estar al alcance de todos los ciudadanos y pueda eventualmente ser costeada por los servicios públicos de salud.

Como ejemplo de todo lo anterior, en la actualidad una empresa española está muy interesada en fabricar y comercializar uno de nuestros robots, diseñado para ayudar a personas mayores. Estamos hablando de un producto de tecnología avanzada desarrollado en España por la universidad Carlos III, y que se quiere fabricar y comercializar en todo el mundo por una empresa también española.

Comparte este artículo