Los ancianos y la neumonía: 5 acciones que podrían salvar sus vidas | Ballesol Lo que hay que saber

Los ancianos y la neumonía: 5 acciones que podrían salvar sus vidas

Los ancianos y la neumonía: 5 acciones que podrían salvar sus vidas

Comparte este artículo

Cada 12 de noviembre se conmemora el Día Mundial contra la Neumonía para recordar la gravedad de esta enfermedad, sobre todo entre la población de más de 65 años.

España se posiciona como el tercer país de Europa con más enfermos de neumonía. Además, la neumonía se considera como la enfermedad infecciosa más letal que hay.

Sin embargo, las muertes por neumonía se han reducido casi a la mitad desde el año 2000 gracias a los métodos preventivos, el conocimiento de las causas y los síntomas de la enfermedad y el acceso mejorado a antibióticos.

Entendiendo qué es la neumonía y aplicando las pautas preventivas y de tratamiento, es posible sobrepasar fácilmente la enfermedad.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones. Esta patología hace que el tejido pulmonar se enrojezca y se inflame, provocando que la respiración sea dolorosa y complicada.

Esta enfermedad representa un gran riesgo para los niños menores de 5 años, pero también para las personas mayores de 65 años. Especialmente, las que sufren patologías crónicas como la EPOC, tabaquismo, enfermedades cardiacas, cáncer, diabetes… Lo que convierte a la neumonía como un grave problema de salud pública.

Los síntomas de la neumonía son específicos, aunque no todos los pacientes experimentan los mismos.

Síntomas en personas mayores

Los síntomas básicos más frecuentes observados en ancianos son:

  • Tos extrema, seca o con mocos, incluso, con sangre y pus
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Sonidos de afección respiratoria

La neumonía, si no es tratada en este estado, puede evolucionar a síntomas más graves (a parte de agravar los ya mencionados) como:

  •  Pus y líquidos acumulados en el pulmón
  • Insuficiencia respiratoria por destrucción del tejido pulmonar
  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares y articulares, malestar general
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Taquicardia
  • Cansancio extremo
  • Desorientación y alteraciones del estado de consciencia

¿Cómo se trata la neumonía en ancianos?

Los cuadros de neumonía en ancianos, en el 50% de los casos suelen aparecer complicaciones y deben ser hospitalizados.

Los casos de ingreso médico suelen disminuir o ser de estancia corta si, desde un principio, la persona afectada está rodeada de profesionales que llevan un seguimiento exhaustivo de su estado de salud.

Una residencia como la residencia para mayores Ballesol, es el espacio idóneo para evitar o tratar de manera temprana y efectiva una enfermedad  como la neumonía. Al estar viviendo acompañado de un cuadro médico y de enfermeros profesionales, es fácil la detección temprana de los síntomas y el tratamiento de ésta.

También, es más efectiva la prevención ya que el entorno es propicio a la excelencia, añadiendo calidad, cariño y seguridad a la vida de los residentes.

¿Cómo prevenir la neumonía?

Al ser una enfermedad infecciosa grave, es necesario tomar medidas para mantenerla lo más lejos posible de nuestros ancianos.

1. Las vacunas

La vacuna antineumocócica conjugada genera una respuesta inmune superior a los serotipos comunes.

Es una vacuna muy importante, sobre todo para las personas de riesgo como nuestros ancianos ya que es específica a la inmunización activa de la enfermedad invasiva, neumonía y otitis media o aguda. El paciente debe vacunarse aproximadamente cada cinco años.

La vacuna contra la gripe es otra de las vacunas que previenen la neumonía ya que en personas mayores de 50 años, la gripe puede fácilmente derivar a neumonía.

2. Una dieta saludable

Una alimentación equilibrada y saludable equivale a un sistema inmunitario fortalecido, lo que mantiene a raya enfermedades como la neumonía.

En ballesol nos tomamos muy en serio la alimentación. Elaboramos dietas personalizadas cada semana, con alimentos frescos, de temporada y locales. Para más información: https://ballesol.es/nutricion-en-ballesol/

3. La higiene bucal

Lo crean o no, mantener una buena higiene bucal, cuidar de las piezas dentales, es un factor esencial a la hora de evitar contraer la neumonía. Las infecciones bucales debilitan extremadamente el sistema inmunitario, además de estar conectadas directamente al tracto respiratorio.


4. El estilo de vida

No nos pilla de sorpresa. La prevención integral es necesaria para evitar la neumonía o en su defecto, cualquier enfermedad. Abandonar el tabaco y el alcohol, hacer ejercicio moderado, acudir al fisioterapeuta, llevar en definitiva una vida sana, priorizando la salud física y mental, se combaten mejor los patógenos que provocan las infecciones en el organismo. 

5. Controles de salud

Es común encontrar diferentes patologías en las personas mayores como el asma, las dificultades cardiacas o la diabetes. Éstos son propicios a provocar complicaciones durante un proceso de neumonía.

Tener en cuenta y vigilar estos síntomas es primordial. De ahí la insistencia de vivir en un espacio seguro, dónde las revisiones sean sistemáticas y el conocimiento previo de cualquier molestia o enfermedad crónica aseguren la salud integral de los pacientes.

En el día Mundial de la neumonía, se da voz también a todos los médicos y enfermeros, cuidadores familiares y amigos que ayudan, se informan y cuidan a personas con neumonía.

Sobre todo, en estos tiempos de pandemia, se organiza una conferencia global “Light for Pneumonia Education and Prevention – 2020-2024” – Luz para la educación y prevención de la Neumonía.

Podéis seguirla en directo en el canal Youtube de AulaCLÍNIC: https://youtu.be/xjCumtkV1Es

#Ballesolsiemprecontigo #Ballesoltecuida

Comparte este artículo