Mitos y verdades sobre el Síndrome de Asperger

Asperger en Residencias de Tercera Edad

Mitos y verdades sobre el Síndrome de Asperger

Comparte este artículo

El Día Internacional del Síndrome de Asperger se celebra cada año, desde 2007, el 18 de febrero, en honor al nacimiento del psiquiatra austríaco Hans Asperger, quien estudió y descubrió este síndrome.

El Síndrome de Asperger forma parte de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA): un grupo de discapacidades y trastornos del neurodesarrollo desencadenantes de problemas sociales, comunicacionales y/o conductuales significativos.

Lamentablemente, la falta de información y el desconocimiento sobre este trastorno ha dado lugar a confusiones y fallos de concepto, por lo que es importante dar la información adecuada para que este tipo de errores dejen de producirse. Rondan muchos “mitos” y suposiciones sobre el Asperger que debemos deshacer.

¿Tú creías alguno de estos?

Mito 1. El síndrome de Asperger es una enfermedad.

No existe un origen conocido concreto para este síndrome, aunque se sabe que hay cierto componente genético y que se trata de un trastorno psicobiológico, no existe tratamiento farmacológico. No existen dos casos iguales, no se puede contagiar, no se puede curar y los afectados no son enfermos mentales, es un trastorno del desarrollo.

Mito 2. No son personas empáticas.

Las personas con este síndrome tienen la capacidad de sentir el dolor de los demás incluso con más intensidad. Pero recibimos su respuesta como apatica, simplemente porque tienen otro ritmo al procesar y entender lo que sucede con los sentimientos y emociones. Les resulta más complicado  empatizar, pero eso no significa que no lo hagan.

Mito 3. El Asperger afecta a la inteligencia.

Las personas con Asperger no son ni más ni menos inteligentes. Tienen un coeficiente intelectual normal dentro del promedio. Se puede pensar que son más inteligentes debido a su particular estilo cognitivo. En otras palabras, son capaces de centrarse en una temática que realmente les interesa y volcarse en ello de tal forma que pueden llegar a ser auténticos expertos.

Mito 4. Las personas con Asperger rechazan relacionarse con los demás.

Las personas con este tipo de trastorno no sólo no rechazan relacionarse y conocer gente, sino que pueden llegar a sentirse muy frustrados por no lograr entenderse con los demás. Disponen de las habilidades comunicacionales necesarias, pero tienen dificultades para ponerlas en práctica, por lo que las personas que les rodean pueden pensar que no les interesan las relaciones sociales.

¿Los adultos mayores pueden tener Síndrome de Asperger?

Síndrome de Asperger en residencia de ancianos Ballesol

Este síndrome suele manifestarse por primera vez durante los primeros años de la infancia, de ahí que se pueda confundir con un trastorno infantil, pero la realidad es que muchas personas son diagnosticadas con Asperger en la edad adulta.

Se trata de una condición de por vida, no desaparece con el tiempo, pero existen tratamientos adecuados para evolucionar y mejorar.

En las residencias para mayores Ballesol, somos especialistas en el cuidado de personas mayores, por lo que somos conscientes de que las personas que sufren este tipo de trastornos tienen necesidades específicas a las que debemos prestar especial atención. Además, consideramos que debe tratarse desde el afecto y la empatía, resaltando las cualidades más destacables de su personalidad, con el fin de mejorar su calidad de vida.

Por este motivo, nos gustaría compartir contigo algunos de los aspectos positivos de los adultos con Asperger, tal y como la recoge la Confederación Asperger España:

  • A pesar de sus problemas, son capaces de generar estrategias alternativas para manejarse en el mundo social.
  • Suelen ser muy nobles y dicen en cada momento lo que piensan.
  • Suelen ser perfeccionistas a la hora de realizar cualquier tarea.
  • Reclaman independencia económica y social.

Si quieres saber más, puedes ver aquí el vídeo publicado por la Confederación Autismo España.

Además, descubre 10 cosas que no sabías sobre las personas con Asperger.

#Ballesoltecuida #Ballesolsiemprecontigo

Comparte este artículo