Protección solar en las personas mayores

proteccion solar en las personas mayores

Protección solar en las personas mayores

Es sabido por todos que la protección solar es fundamental en los meses de más calor y no solo cuando vamos a la playa o a la piscina, sino simplemente si salimos a la calle, los rayos solares pueden estar ya incidiendo negativamente en nuestra piel. Las pieles que son más delicadas a la exposición solar son la de los niños y la de los mayores.

Las personas mayores tienen un tipo de piel con unas características dadas por el paso de los años, lo cual hace que se comporte de diferente manera frente a agentes externos, entre ellos el sol y por tanto haya que tener un especial cuidado en la protección solar en las personas mayores.

Protección solar en las personas mayores ¿por qué son más sensibles?

Como ya hemos expuesto en el párrafo anterior, la protección solar en las personas mayores requiere una especial atención debido a específicos factores, que según la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMG) son los siguientes:

  • Dermoporosis: Un proceso que conduce una serie de cambios en la epidermis y la dermis por el cual la piel va perdiendo consistencia y se hace más frágil y susceptible al daño de los rallos ultravioletas, como otros agentes externos.
  • Diabetes: Hace que haya más probabilidades de sufrir dermoporosis.
  • Adelgazamiento de la piel y pérdida de elasticidad: Lo que provoca una barrera más débil para protegerse del sol.
  • Ante la ingesta de ciertos fármacos, en necesario un cuidado adicional a la hora de exponernos al sol. Por lo que se recomienda consultar con un médico antes de dicha exposición.

 

Qué hay que tener en cuenta en cuanto a la protección solar de las personas mayores

Ante factores físicos tan evidentes, de por qué las personas mayores son un grupo vulnerable al sol, hay que tomar una serie de medidas para así prevenir daños, como indican estos consejos de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

  • No tomar el sol durante más de 30 minutos seguidos.
  • Las actividades al aire libre, que sean realizadas en los momentos del día menos calurosos.
  • Protección solar con un factor alto incluso los días nubosos.
  • El uso de gafas homologadas y gorras para protegerse.

 

Pero no hay que olvidar, que el sol también aporta beneficios para la salud, siempre y cuando se exposición sea moderada, ya que los rayos del sol aportan vitamina D al organismo, que entre otros beneficios, incrementa la concentración de calcio.

Según el Dr. Álvaro Cuenllas, Director Médico de la Zona Centro-Norte y Sur de Grupo Ballesol, actualmente más del 90% de las personas mayores tienen deficiencia de vitamina D en el organismo. No solo es beneficioso para los huesos, sino también para los músculos. Cada vez son más los factores que apuntan al efecto beneficioso en la salud, por tanto, si no existe contraindicación, el Dr. Cuenllas recomienda que las personas mayores tomen el sol treinta minutos como máximo al día en piernas y brazos.