RESIDENCIA DE MAYORES EN MADRID VISITA CORREOS

Ballesol Parque Almansa

RESIDENCIA DE MAYORES EN MADRID VISITA CORREOS

Se cumplen 300 años desde que el correo español pasó a ser administrado directamente por el Estado. Desde entonces, esta empresa de capital 100% público ha sido reconocida como el Internet del siglo XVIII, el abanderado de la modernización decimonónica, la vanguardia tecnológica del siglo XX, y con el arranque del siglo XXI, el mejor proveedor de servicios de comunicaciones físicas, digitales y de paquetería del país.

Testigos de esta historia, que es también la de un España, fueron los doce residentes de nuestra residencia de mayores en Madrid, Ballesol Parque Almansa, que acompañados por su directora Beni Rodriguez y el responsable del Departamento de Animación Socio-Cultural de Ballesol, Luis López visitaron el pasado 15 de Marzo el Museo Postal y Telegráfico. Todos ellos asistieron a una presentación audiovisual de esta institución pública que cronológicamente está marcada por una fecha:

Visita al Museo Postal y Telegráfico

“Desde 1716, somos un servicio público de todos y para todos y universalizamos la comunicación. La hicimos asequible, convirtiendo el sello en medio de pago. La hicimos ágil e inmediata, introduciendo en España el telégrafo y el teléfono. La hicimos cercana, abriendo bocas de buzón y estafetas –ahora oficinas– e instalando buzones domiciliarios para llegar y estar al lado de los ciudadanos, los comerciantes, los empresarios,… de todos los lugares, por lejanos que fueran. Y la hicimos segura y de confianza gracias a nuestros profesionales, a nuestros carteros, amigos y aliados de generaciones de españoles”.

Con Correos –se recordó en la visita-se unió Madrid con todas las capitales de provincia y se enlazó con Francia y Portugal. Las noticias llegaban en minutos a lugares muy distantes, mientras que hasta entonces tardaban días. “Benefició a la prensa, que pasó de ser una prensa de opinión a una prensa de noticias, al comercio, a la Bolsa, a la Administración y a los particulares, que por primera vez pudieron enviar telegramas por un medio de Telecomunicación. En la actualidad los whatApps que enviamos no son más que una forma de telegramas”, explicaron desde la dirección del Museo Postal y Telegráfico.

Ballesol Parque AlmansaResidentes de Ballesol Parque Almansa durante la visita al Museo Postal y Telegráfico

Historias escritas a mano

En muchas de esas historias que deja Correos se vieron reflejados nuestros residentes de la residencia de mayores en Madrid Ballesol Parque Almansa. Pequeñas anécdotas como la de Manuela Vendrell, que recordó la emoción de introducir en el buzón las cartas que enviaba a su madre y demás familiares desde que tenía siete años. “Eran unos buzones plateados con la boca de un león”, muy similares a los de la bocca della Veritá en Roma, ciudad donde esta jienense y catedrática de latín estuvo trabajando y escribiendo más cartas a su madre, “todas a mano, con letra fina y legible”, algo que sigue haciendo cada vez que puede. A su lado, Miel Vega, otra residente de nuestra residencia de mayores en Madrid Ballesol Parque Almansa con una historia tan actual como el día a día. “Yo también sigo escribiendo, anotando sensaciones y reflexiones sobre un papel”. Nos cuenta que acaba de escribir una carta a su hermana de Granada. Aunque haya sido profesora de futuros periodistas, piensa que lo importante es “cómo contar las cosas, y en eso, los sentimientos viajaban mejor en las sacas de correos que en los wassap”, reflexionó sentada y contemplando uno de los cuadros con más historia de este museo: “La niña de la estación”, a la que Conchita Piquer dedicó una canción que bien recordaron y recitaron los residentes:

«Adiós, amor, buen viaje!
¡Adiós, que te vaya bien!
¡Recuerdos a tu familia!
¡Al llegar escríbeme!
No te olvides del retrato, mándame «La Ilustración»
y no olvides que te espera
«La Niña de la Estación».

Otra de las anécdotas estuvo sobre la mesa de una telegrafista de la que colgaban infinitos cables para enlazar sentimientos, confesiones…como la de José Pastor, que fue uno de los primeros periodistas radiofónicos de Unión Radio Madrid. En 1931, Pastor Williams afirmó que en un futuro, todos llevaríamos un aparato, una centralita telefónica pequeña, del tamaño de un encendedor, con el que nos comunicaríamos. “Se refería a nuestros actuales teléfonos móviles”, explicaron desde Correos antes de finalizar y agradecer a los residentes de nuestra residencia de mayores en Madrid Ballesol Parque Almansa “una visita cercana, llena de historias y anécdotas”, como lo que representa esta institución con algo más ya de 300 años.

Pocas empresas públicas o privadas pueden presumir de tener una historia secular como la de Correos, que desde sus inicios tuvo el empeño de ir siempre por delante y anticiparse al futuro. Así se consiguió en 1716 cuando el servicio postal pasó a ser responsabilidad del Estado y administrado por la Corona. Con el nacimiento de Correos comenzó una historia que a lo largo de tres siglos ha tenido en el servicio público, la comunicación, innovación o la identificación con las personas y la sociedad, sus señas de identidad.