Residencia de ancianos especializada en Alzheimer

Residencia de ancianos especializada en Alzheimer:
el compromiso de más de 40 años cuidando personas.

Programa exclusivo de las Residencias Ballesol: PERSONAS SIEMPRE

Ballesol alzheimer
Ballesol alzheimer
Cuando la Demencia avanza, no podemos retroceder en los cuidados

Ballesol lleva desde 1980 dedicado al cuidado y atención de las personas mayores y estamos altamente especializados en atender las necesidades especiales de las personas con alzheimer o demencias y de sus familias.

No sólo se considera la principal causa de demencia en el todo mundo, sino también la enfermedad que mayor discapacidad genera en las personas mayores de nuestro país: en este artículo vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre el alzheimer y nuestro Programa Especializado de Atención a Residentes con Demencia Avanzada o Alzheimer “Personas Siempre”.

¿Qué es el alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer -catalogada clínicamente como enfermedad grave- es un trastorno cerebral degenerativo que afecta directamente a la memoria, pero también presenta otros síntomas relacionados con la conducta y el comportamiento de quien la padece.

Cuando decimos trastorno cerebral degenerativo nos referimos a una enfermedad que genera un deterioro cognitivo progresivo, es más frecuente conforme avanza la vejez aumentando progresivamente los síntomas con el tiempo y, además, es irreversible.

¿Cuáles son los síntomas del Alzheimer?

Entre los síntomas más habituales encontramos los siguientes:

  • Pérdida de memoria a corto plazo y de manera recurrente
  • Alteraciones en el lenguaje, tanto oral como escrito
  • Desorientación temporal, espacial y personal.
  • Problemas de atención
  • Afección a las funciones motoras
  • Dificultades para la planificación de tareas o la resolución de problemas

Los principales síntomas suelen aparecer por primera vez en personas mayores de 65 años, pero también pueden aparecer síntomas en personas de edades inferiores, lo que llamaríamos Alzheimer precoz o Alzheimer de inicio temprano.

“Se estima que el 5% de las personas afectadas padecen Alzheimer precoz: el 1% debido a causas genéticas y, el otro 4%, como en la mayoría de los casos, por múltiples factores”.

Los síntomas suelen ir acompañados por la pérdida de la capacidad de la persona para ser autónoma y llevar a cabo las actividades de la vida diaria por sí sola, por lo que, en etapas avanzadas, necesitará ayuda y cuidados especiales durante la mayor parte del día

Ballesol alzheimer
Ballesol alzheimer

Historia del alzheimer, un antes y un después

Alois Alzheimer (1864-1915) fue un médico alemán (patólogo y psiquiatra), que publicó en 1906 un estudio realizado a Auguste Deter, una paciente de 51 años a la que su marido había llevado al hospital tras haber detectado cambios en su comportamiento. Los síntomas que presentaba, como pérdida de memoria o desorientación, serían reconocidos más tarde con la enfermedad que lleva su nombre.

No fue hasta los años 70, cuando los principales científicos de la época empezaron a identificar el alzheimer como una causa de demencia frecuente en personas mayores, aunque seguían considerando la pérdida de memoria como parte normal del envejecimiento.

Progresivamente los científicos empezaron a interesarse por las causas de esta enfermedad, pero no fue hasta el año 2000 cuando se produjo un avance importante en las técnicas de imagen para el diagnóstico y la investigación del alzheimer, generalizándose el uso de técnicas de imagen por resonancia magnética.

En 2010, se definió la Fase Preclínica y, en 2015, nació el Consorcio EPAD, una de las iniciativas más importantes del mundo para la investigación de la prevención del alzheimer.

“EPAD es parte de una iniciativa global que marcará una diferencia fundamental en la comprensión y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer en personas con síntomas muy tempranos o sin ningún síntoma. Esto podría cambiar las reglas del juego. Solo es posible gracias al compromiso absoluto de los académicos, la industria, los responsables políticos y el público de trabajar mano a mano para derrotar esta amenaza global”. Profesor Craig Ritchie Coordinador de EPAD y profesor de Psiquiatría del Envejecimiento en la Universidad de Edimburgo

¿Qué es lo que causa el Alzheimer?

Lo cierto es que se desconocen las causas de esta enfermedad.

Las primeras lesiones que provoca en el cerebro se inician en el hipocampo, una región especialmente importante ya que se encarga de regular los estímulos, las emociones, el aprendizaje y la memoria.

Estas lesiones comienzan años antes de que aparezcan los primeros signos de la enfermedad, por lo que, a este período de tiempo -que puede durar años- podríamos llamarlo Fase Preclínica.

¿Cuáles son las etapas del Alzheimer?

Tras la Fase Preclínica, las etapas que siguen podrían clasificarse en tres categorías: enfermedad de Alzheimer leve, enfermedad de Alzheimer moderada y enfermedad de Alzheimer grave.

Debemos tener en cuenta que esta clasificación depende en gran medida de los síntomas que vaya presentando cada persona afectada -no existen dos pacientes iguales- y solo podemos usarlo como una guía general.

En la fase leve o etapa temprana, la persona es capaz de desenvolverse por sí misma, de forma independiente, pudiendo ser laboralmente activa, conducir o participar en actividades sociales. Lo que ocurre es que pueden darse episodios de pérdida de memoria que pueden incluir el olvido de palabras familiares o la ubicación de objetos cotidianos.

La fase moderada o etapa media generalmente se prolonga en el tiempo, pudiendo durar muchos años. La persona que se encuentra en este período requerirá un mayor nivel de atención, confundirá palabras, sentirá frustración y podrá actuar de manera inesperada. Además, experimentará dificultades para expresar pensamientos y realizar las tareas cotidianas.

Cuando la persona con alzheimer pierde capacidades como para llevar una conversación, responder a su entorno o incluso controlar sus movimientos, estaríamos ante la fase grave o etapa final. En esta etapa es cuando necesitarían mucha ayuda para poder realizar las tareas de la vida cotidiana.

Ballesol alzheimer

El alzheimer como principal causa de demencia

La demencia describe a un grupo de síntomas que afectan al pensamiento, la memoria y las habilidades sociales hasta tal punto que interfieren en la vida diaria. No se trata de una enfermedad en específico, ya que puede venir provocada por otras enfermedades.

La enfermedad de alzheimer es la causa más habitual de demencia progresiva en personas mayores -representa entre el 50% y el 80% de los casos- pero pueden existir otras causas de demencia, algunas incluso se consideran reversibles.

En otras palabras, la demencia puede venir dada por afecciones previas en las que se puede actuar y, si puede tratarse y solucionarse desde la base, es posible volver a la normalidad cognitiva.

Algunos ejemplos de estas afecciones podrían ser:

  • Tumor cerebral
  • Consumo de drogas o determinados fármacos
  • Abuso del consumo de alcohol
  • Deficiencias hormonales o a nivel vitamínico

Además, existen determinados factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de este tipo de enfermedades, los cuáles pueden prevenirse en edades tempranas.

“Se estima que la mitad de los casos de la enfermedad de Alzheimer se puede atribuir a nueve factores de riesgo potencialmente modificables: diabetes mellitus, hipertensión arterial en edad media de la vida, obesidad en edad media de la vida, tabaquismo, inactividad física, depresión, inactividad cognitiva o bajo nivel educativo, la hipoacusia y el aislamiento social”, explica el Dr. Juan Fortea. “Por lo que una reducción de entre un 10 y un 25% en dichos factores de riesgo podrían potencialmente prevenir entre 1 y 3 millones de casos de alzheimer en el mundo”.

Aunque algunos trastornos de demencia pueden ser reversibles, lamentablemente, la mayor parte de estos trastornos no se pueden curar.

¿Existe tratamiento para el Alzheimer?

Si bien hoy en día no existe cura para el alzheimer, podemos encontrar tratamientos farmacológicos y terapias no farmacológicas que ralentizan temporalmente el avance de la enfermedad y mejoran la calidad de vida de las personas que lo padecen y de su entorno.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos, aprobó una serie de medicamentos inhibidores y reguladores que actúan positivamente en los daños provocados en la red de comunicación del cerebro -neuronas- que provoca esta enfermedad.

Además, las terapias no farmacológicas pueden llegar a ser muy útiles y, complementándolas con los fármacos adecuados, contribuir significativamente al bienestar general de las personas con alzheimer, así como familiares y cuidadores.

Ballesol alzheimer

¿Cuáles son las terapias no farmacológicas?

Este tipo de terapias deben estar conducidas por profesionales de distintas disciplinas (psicólogos, neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, etc.) trabajando en equipo en centros especializados.

La probabilidad de que este tipo de terapias puedan dar lugar a efectos perjudiciales es muy baja, pero uno de los riesgos de ponerlas en práctica es que no estén realizadas por profesionales. Debido a que suele tratarse de personas en edad avanzada, deberían ser realizadas por profesionales especializados en Enfermería Geriátrica en centros preparados, ya que dispondrán de los elementos y el entorno adecuados para llevar a cabo este tipo de cuidados especiales.

Nuestro Programa Personas Siempre cuenta con todo el equipo de profesionales necesario para responder a las necesidades de los residentes con demencias avanzadas o alzheimer como la potenciación de las áreas cognitiva, emocional y relacional.

Con una clara vocación de servicio, apostando por la profesionalidad y el compromiso con la calidad asistencial y la satisfacción de los residentes y sus familias.

Se trata de un modo de mantener y estimular las capacidades preservadas de los residentes, promover una vía de comunicación con los demás y facilitar la realización de las actividades de la vida diaria, mediante la combinación de:

  • Estimulación visual: en la decoración de los salones para los residentes con demencia avanzada se utilizan imágenes reales, claras, vitales y con colores alegres para crear un espacio positivo y agradable para el residente, su familia y los propios trabajadores. Se elimina la televisión, dado que las personas con esta patología no se benefician de ella, e incluso puede llegar a alterar su conducta. La pantalla de televisión sirve como medio para proyectar imágenes y música adecuada a los horarios, actividades y gustos de los residentes.
  • Musicoterapia pasiva: son muchos los estudios sobre el papel positivo de la musicoterapia en las residencias y su función para aumentar la comunicación, generar emociones positivas, mejorar las funciones cognitivas y conductuales en pacientes de edad avanzada diagnosticados de demencia moderada o avanzada. En la mayoría de ellos se informa de los beneficios conductuales de esta terapia como la reducción de la agitación de los residentes (Wall 2010).
  • Programa diario de estimulación basado en Método Montessori: En palabras de Buiza: “Los objetivos de esta intervención consisten en: proporcionar a las personas con deterioro cognitivo grave tareas que les permitan mantener o mejorar las habilidades necesarias para la realización de actividades de la vida diaria (AVD) básicas, proporcionar estimulación cognitiva con cierto grado de dificultad mientras sean capaces de realizarla, por medio de actividades que tengan significado para el paciente, y disminuir las alteraciones de conducta y mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus cuidadores formales e informales”.

La importancia de ponerse en manos de profesionales

Una buena parte de las personas que sufren alzheimer u otros tipos de demencias tendrán la necesidad de ingresar en una residencia para personas mayores, pues puede ser una posibilidad para considerar con tiempo.

Los cuidadores de las personas que padecen este tipo de enfermedad (suelen ser familiares o cuidadores de personas mayores no profesionales) tienen a su cargo personas que pueden ir evolucionando de manera imprevisible y con diversas complicaciones.

Como ya hemos visto, el avance de la enfermedad tiene fases más lentas y, en ocasiones, la pérdida de facultades se produce de forma sorpresiva y acelerada. Se trata de personas que, conforme avanza la enfermedad, más difícil y complicado se vuelve tratarlas en el domicilio, pues su nivel de dependencia es cada vez mayor. Al final, los cuidadores pueden llegar a sentirse incapaces de tratar a los enfermos correctamente sin sufrir el estrés o la frustración propios de esta enfermedad, como si la tuvieran ellos mismos.

Por lo que, ante todas estas dificultades, tanto cuidadores como familiares pueden plantearse que la persona estará mejor atendida en una residencia de ancianos especializada en alzheimer.

Debemos tener en cuenta que en las residencias para la tercera edad somos especialistas en este tipo de demencias, por lo que ofrecemos unos servicios básicos (como atención médica individualizada y nutricional), a los que podemos añadir otros complementarios, como fisioterapia, talleres de estimulación cognitiva, programas para la integración social, etc. Además, disponemos de los servicios necesarios en entornos seguros y preparados, con personal cualificado y medios suficientes. En el momento del ingreso, la persona con alzheimer recibirá un plan de atención personalizado, que irá modificándose con el tiempo y del que el enfermero principal estará constantemente informado.

Si bien es cierto que, debido a las circunstancias de la persona y su edad avanzada, pueden surgir pensamientos por parte de sus familiares de abandono, pero, eligiendo bien el centro especializado en alzheimer, la persona mayor se encontrará rodeada de cariño, atención y haciéndole saber constantemente que no está solo.

El principal objetivo de nuestro Programa Personas Siempre es llevar a cabo una evaluación e intervención específica para personas con demencia avanzada o alzheimer en el entorno residencial, para mejorar la calidad de vida de estos pacientes, la de sus familias y la del personal que los atiende, así como concienciar a los profesionales del sector y la sociedad de la necesidad de “hacer visibles” a las personas con demencia avanzada, potenciando el respeto y el reconocimiento de su dignidad, acompañándole durante todo el proceso para que nunca se sienta solo.

“Quizás no recuerde, pero no he dejado de sentir”

Otra opción que se podría considerar, dependiendo del caso concreto de la persona con alzheimer, son nuestros centros de día o centros de atención diurna. Estos centros especializados resultan una buena opción tanto para personas mayores que necesitan menos atención como para aquellas que se encuentran en situación de dependencia física y/o psíquica y les gustaría estar atendidos por personal cualificado durante el día.

En nuestros centros se fomentan las relaciones sociales e interpersonales, mediante actividades en grupo, actividades de ocio, terapia ocupacional, actividades socioculturales, actividades físicas y de tiempo libre, etc.

De igual forma tenemos centros que ofrecen la posibilidad de pernoctar, desarrollando el resto de las actividades de la vida cotidiana en su domicilio, cuando los familiares de la persona con alzheimer, debido a su situación laboral y social, no pueden dedicarles todo el tiempo que necesitan.

Ballesol alzheimer

El alzheimer en la actualidad: el prestigioso Dr. Oriol Franch nos resuelve nuestras dudas

Desde Ballesol, nos gustaría compartir contigo algunas de las cuestiones que hemos tenido el placer de plantear al Doctor Oriol Franch, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ruber Internacional, donde nos resuelve algunas de nuestras dudas acerca del alzheimer.

Doctor, ¿es el alzheimer una prioridad social y sanitaria en España?

La demencia en una de las enfermedades crónicas más frecuentes. En España, según datos publicados por la Sociedad Española de Neurología (SEN), la prevalencia en la población mayor de 65 años es entre 4 y 9 %, llegando a alcanzar el 31-54% en las personas mayores de 90 años. Se calcula que existen unos 800.000 casos de demencia en España. De estos, la enfermedad de Alzheimer supone entre el 50 y el 70% del total. Desde el punto de vista social, la demencia es la enfermedad crónica que provoca mayor dependencia, por encima de otras como el ictus, la enfermedad de Parkinson o las enfermedades cardiovasculares. Es, además, una de las principales causas de institucionalización. El impacto económico de la demencia es enorme, con costes sanitarios y no sanitarios. Volviendo a los datos publicados por la SEN, en España, el coste por paciente con enfermedad de Alzheimer es de 27.000 a 37.000 euros anuales. Esto supone un gasto de 10.000 millones de euros anuales. Esta cifra representa el 1,5% del producto interior bruto nacional. Además de los costes sanitarios, el impacto en la familia es enorme. Según publica el Ministerio de Sanidad, el 80% de las personas con enfermedad de Alzheimer es cuidado por sus familias, que asumen de media el 87% del coste total. Además, se calcula que cada persona con alzheimer necesita unas 70 horas semanales de cuidados. El estrés aparece en más del 75% de los cuidadores y un 54% ven afectada su productividad laboral. Teniendo en cuenta la gravedad de los datos, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social hace un año inició “El Plan Integral de Alzheimer y otras Demencias (2019-2023)” como respuesta a este reto de salud pública y prioridad social y sanitaria que incluye acciones sobre el paciente con alzheimer, la familia y sus cuidadores, la comunidad y la sociedad.

Por su experiencia y conocimiento, ¿Cree que hemos transformado la percepción y consideración de la sociedad hacia el alzheimer, aumentando su grado de conocimiento, aceptación y complicidad hacia las personas afectadas?

Actualmente la mayor parte de personas conoce a alguien que tiene una demencia. Entendemos como demencia la situación clínica caracterizada por pérdida de facultades intelectuales e incapacidad para afrontar las actividades básicas de la vida diaria. La mayor parte de los casos de demencia son debidos a la enfermedad de Alzheimer. El aumento de la expectativa de vida conlleva un aumento de los casos de enfermedad de Alzheimer. Tal como señalaba anteriormente, a partir de los 85 años es muy frecuente. Esto hace que el conocimiento de la enfermedad tanto médico como social haya aumentado. El médico que se ocupa del estudio de un paciente con deterioro cognitivo es generalmente un neurólogo o un geriatra. Además de diagnosticar la enfermedad y excluir cualquier otra posibilidad que tuviera un tratamiento específico, debe explicar bien en que consiste la enfermedad y sus implicaciones. La información de la enfermedad al paciente es un dilema, actualmente no resuelto. La práctica totalidad de las familias piden que el paciente no sea informado de que padece una enfermedad de Alzheimer. El médico debe explicar que posibilidades de tratamiento farmacológico sintomático existen (ej. bajo ánimo, agitación) y que otras medidas deben ser aplicadas. El adecuado conocimiento por parte de familiares y cuidadores es un proceso. No es posible realizarlo en una sola consulta. Hay muchos detalles que deben ser aclarados y recomendaciones que pueden permitir una mejor evolución. El primer paso para que familiares y cuidadores puedan afrontar lo mejor posible la situación, es poder entender bien en que consiste la enfermedad, cual es el pronóstico y cuál debe ser la actitud. El nivel de aceptación y la actitud por parte de familiares y cuidadores también va a depender, en gran parte, del comportamiento del paciente y de las características personales y cuidado de los que van a estar en primera línea.

 

Tal como pone de relieve la Organización Mundial de la Salud (OMS): “la demencia es devastadora, no sólo para quienes la padecen sino también para sus cuidadores y familiares”. Por lo que también constituye una patología del núcleo familiar.

¿Cuál cree que debe ser el papel esencial de la familia?

La persona con una enfermedad de Alzheimer va perdiendo progresivamente sus capacidades a lo largo de los años siguientes al inicio de los primeros síntomas. Los síntomas iniciales suelen ser cognitivos afectando preferentemente a la memoria. En fases avanzadas de la enfermedad, va apareciendo también un progresivo deterioro físico con tendencia al inmovilismo. A lo largo de la evolución de la enfermedad la situación puede complicarse si aparecen trastornos conductuales. La persona tendrá cada vez mayores dificultades para lo que denominamos actividades básicas de la vida diaria (ej. aseo, vestido, alimentación) precisando ser ayudado. En una situación muy evolucionada el paciente llega a ser totalmente dependiente. En todo este proceso el paciente va a necesitar una creciente atención por parte de familiares y cuidadores. En una fase inicial de la enfermedad la familia debe ayudar, pero también debe animar a que el paciente continúe tan independiente como sea posible. Los familiares y/o los cuidadores deben animar y ayudar a realizar actividades y a estar organizado (ej. agenda, lista de cosas a hacer, ejercicio físico, alimentación adecuada, asegurar la correcta toma de la medicación). Debe escucharse sin juzgar ni pretender corregir o estar dando consejos constantemente. Es importante vivir y disfrutar del momento presente juntos. Se va aprendiendo. Los médicos y otros profesionales estamos para aconsejar, para ayudar a resolver los problemas que vayan surgiendo y para irse adaptando a las situaciones que la irremisible evolución de la enfermedad va a determinar. Si es importante intentar ir un paso por delante de cada situación.

En esta línea de investigación, Ballesol ha sido pionera en realizar talleres de reminiscencia basados en el fútbol en sus residencias, enriqueciendo la memoria a través de este deporte que, terapéuticamente, ayuda a los residentes a retrasar el deterioro cognitivo, mejorar el estado de ánimo y la comunicación mediante fotografías, vídeos, recuerdos y anécdotas que son mostradas en sesiones dirigidas por exfutbolistas.

¿Qué le parece este tipo de proyectos para mejorar la calidad de vida de las personas con y sin deterioro cognitivo?

Me parece una excelente idea. Es un tipo de terapia de estimulación cognitiva dirigida a un grupo determinado. En nuestro entorno, a gran parte de los hombres y a algunas mujeres, el fútbol genera pasiones. Es una afición muy arraigada en nuestra sociedad de la que muchos tenemos recuerdos que hemos compartido con padres, hermanos, hijos y amigos. Una iniciativa como esta es una buena forma de despertar recuerdos, estimular la memoria y facilitar emociones. El origen de este tipo de terapia se sitúa en Escocia hace cerca de 20 años. La responsable de un grupo de pacientes con deterioro cognitivo, observando el nulo interés que despertaban las terapias de estimulación cognitiva habituales, empezó a organizar sesiones semanales en las que se hablaba de futbol. Se observó que, siendo el tema principal el fútbol, se conseguía crear buen ambiente, motivar la participación y poder tratar otros aspectos. A partir de entonces, las experiencias sobre este tipo de terapia han sido crecientes. Mediante la terapia de reminiscencia se pretende estimular la memoria episódica. La memoria episódica es la que corresponde a experiencias personales. Es la memoria autobiográfica. Además de estimular la memoria episódica, la terapia de reminiscencia también produce una estimulación cognitiva colateral que incluye la atención y el lenguaje como otro tipo de memoria, como es la memoria semántica. La memoria semántica es aquella que incluye la información general sobre los objetos, personas, acontecimientos históricos y significado de las palabras. Obviamente, a las personas que no han tenido interés por el fútbol es una terapia no adecuada. En estos casos la música, el cine, la fotografía u otros temas, pueden ser los adecuados.

Bibliografía

Martín-Sánchez FJ, Gil-Gregorio P. Valoración funcional en la demencia grave. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2006;41 Suppl 1:S 43–49.

Sánchez Cervelló, D.J.; Albina Chicote, M.L. (2003). «Organización supraespinal del movimiento». En Córdoba, A., ed. Fisiología dinámica. Barcelona: Masson. p. 166. ISBN 844581270X. Consultado el 27 de julio de 2011.

Buiza, A, Etxeberria, I, Yanguas, J (2005). “Deterioro cognitivo grave”. Madrid. Portal Mayores, Informes Portal Mayores, nº 27. [Fecha de publicación: 01/04/2005].

M.M. Lee, C.J. Camp (2011) “El papel de la evaluación cognitiva en el tratamiento de la demencia avanzada”. Rev. Esp Geriatr Gerontol. ;46(3):119–120

Encuentra el centro Ballesol más adecuado para ti
Contacta con nosotros

Llamada gratuita, pulse sobre nuestro teléfono y le atenderemos sin compromiso

900 24 24 25

¿En qué le podemos ayudar?

Escríbanos y nos pondremos en contacto con usted.

Descubra la residencia para mayores privada de alto nivel, residencia para la tercera edad, residencia geriátrica  y apartamento para mayores más cerca de usted.

Las residencias geriátricas y los apartamentos para mayores Ballesol están valoradas como las mejores residencias de ancianos privadas de España por los usuarios y sus familias.

 

Las mejores Residencias de ancianos privadas en AndalucíaApartamentos para Mayores en AndalucíaApartamentos para Mayores en AlmeríaResidencia para Mayores en AlmeríaResidencias para la tercera edad en GranadaResidencia geriátrica en MálagaResidencia de tercera edad en SevillaResidencia para Mayores en AragónResidencia de tercera edad en ZaragozaResidencia para Mayores en AsturiasLas mejores Residencias de ancianos en CanariasResidencia para Mayores en Las Palmas de Gran CanariaResidencia para Mayores en Santa Cruz de TenerifeResidencia para Mayores en CantabriaResidencia para Mayores en San Felices de BuelnaResidencia para Mayores en CataluñaApartamentos para Mayores en CataluñaApartamentos para Mayores en BarcelonaResidencias de ancianos privadas en CataluñaResidencia geriátrica en Barberá del VallésResidencia para Mayores en BadalonaResidencia para Mayores en TarragonaResidencia para Mayores en Castilla LeónResidencia para Mayores en SalamancaResidencia para Mayores en ValladolidLas mejores Residencias de ancianos privadas en la Comunidad de MadridApartamentos para Mayores en MadridResidencia para Mayores en AlcobendasResidencia geriátrica en Tres CantosResidencia de tercera edad en MajadahondaResidencia para Mayores en PozueloResidencia Geriátrica en Alcalá de HenaresResidencias de tercera edad en la Comunidad ValencianaApartamentos tutelados para mayores en la Comunidad ValencianaApartamentos para Mayores en AlicanteApartamentos para Mayores en ValenciaResidencias geriátricas para Mayores en ValenciaResidencia para Mayores en PataconaResidencia geriátrica en BurjasotResidencia para Mayores en PaternaResidencia para Mayores en AlicanteResidencia para Mayores en la Playa de San JuanApartamentos Senior Vacacionales – Apartamentos para mayores en VillajoyosaResidencia para Mayores privada en GaliciaResidencia para Mayores en A CoruñaResidencia para Mayores privada en PontevedraResidencia para Mayores en VigoResidencia para Mayores privada en MurciaResidencia geriátrica en el País VascoResidencia para Mayores en BilbaoResidencia de tercera edad en Gijón.