Residencia de Mayores en Mirasierra

Residencia de Mayores en Mirasierra

Con motivo del Día Internacional de la Poesía, celebrado el 21 de marzo, en nuestra residencia de mayores en Mirasierra se ha vuelto a celebrar el Concurso de Poesía Positiva por tercer año consecutivo.

CON POESÍA TODO SE VE MEJOR

La III Edición del Concurso de Poesía Positiva “Ballesol Mirasierra” se salda con un gran éxito de afluencia a la entrega del premio al poema ganador, “La ventana de mi pueblo”

Esta edición ha contado con una calidad poética excepcional. Tanto, que, aunque no se había hecho ningún año, en esta ocasión se han otorgado dos diplomas conmemorativos. El primero, a Doña Carmen Alejandra de las Heras, que con su poema “Golondrina” obtuvo la mención de honor al “Mejor estilo literario”. El segundo, a Doña Mercedes Heredero Goya, que recibió el diploma al “Mejor Soneto”. El ganador del concurso fue D. José María Alarcón Cabo, yerno de Dª María Torrecilla, que recitó, a la recogida del premio, el poema ganador en voz alta: “La ventana de mi pueblo”.

Ballesol Mirasierra concurso de poesía

Dña. Rafaella Gálvez y D. Felix Martín

La entrega de premios estuvo marcada por un aire festivo, ya que el grupo rociero “Aires del Sur” amenizó el encuentro, al que asistieron entre residentes familiares y profesionales unas ciento ochenta personas. El Concurso, en la que es su edición final, ha contemplado cómo las personas mayores, una vez más, nos demuestran que la actitud es lo más importante y lo que determina nuestra edad interior. En la memoria aún resonaban las rimas de los ganadores de las dos anteriores convocatorias: Ballesol Alcobendas, y D Félix Martín, respectivamente.

Gracias a todos los que durante estos tres años han puesto poesía a la vida y a todos los que, indistintamente del premio, han dedicado un ratito de su tiempo a soñar con las palabras, pues al final, ese “arma cargada de futuro”, que decía Celaya, es una de las cosas más hermosas de la vida. Que la fuerza de los versos cotidianos siga latiendo en sus pechos como la estrofa más hermosa: el día a día, esos pequeños detalles invisibles que sólo los que se atreven a mirar pueden ver.

Gracias también a todos los compañeros que han dedicado su esfuerzo a motivar y acompañar a quienes desearon participar, y, por último, a todos los familiares, que, hora a hora, le van sumando versos al poema de la vida.

Un abrazo caluroso a todos.

Daniel Cerrato ( Tasoc, Ballesol Mirasierra)