Las residencias Ballesol en Madrid contra el cáncer infantil

residencias de mayores Ballesol en Madrid

Las residencias Ballesol en Madrid contra el cáncer infantil

Las residencias de mayores Ballesol en Madrid hicieron entrega de un talón de 12.440 euros a la Fundación Aladina

 

Los residentes de las 12 residencias de mayores Ballesol en Madrid se convirtieron en artistas reciclando desde cápsulas de Nespresso que convirtieron en broches y collares hasta lana para hacer bufandas, osos de peluches o alfileros con CDs.

La gala de entrega del talón solidario sirvió también para homenajear a los más de 200 mayores y solidarios con la actuación del Ballet Folclórico de la Comunidad de Madrid.

 

Paralelamente a lo que la ciencia, la investigación o los tratamientos puedan hacer, la iniciativa solidaria se ha impuesto en España, y en esta hay mucha imaginación, reciclaje y arte. 200 residentes de los doce centros residenciales de Ballesol Madrid llevan varios años ayudando a los niños enfermos de cáncer de la Fundación Aladina.

Este año las residencias de mayores Ballesol en Madrid han conseguido recaudar 12.440 euros, alcanzando uno de los sueños deseados, aunque no el único. El pasado 21 de Febrero, un grupo de seis residentes de Ballesol Madrid pudo visitar en el Hospital Niño Jesús a algunos de los jóvenes enfermos de cáncer de Aladina y regalarles la mejor de sus sonrisas junto varios regalos que ellos mismos habían confeccionado en los talleres de manualidades y laborterapia. En aquella visita quedó una promesa por cumplir: “Todo lo que se recaude con la venta de lo que se confeccione y recicle irá para la Fundación Aladina”, aseguraron convencidos estos residentes.

Con ese propósito conseguido, el 30 de Mayo se hizo entrega de un talón solidario de 12.440 euros en una gala a la que acudieron representantes de Grupo Ballesol y el presidente de la Fundación Aladina, Paco Arango, convencido de que detrás de 1.500 niños con cáncer, sus familias, detrás de tantos deseos, detrás del enemigo que es el cáncer, detrás de una fundación con un nombre mágico…” hay personas maravillosas y solidarias como las que están en Ballesol”.

Beneficios cognitivos y afectivos

El proyecto de ayudar a los niños enfermos de cáncer fue creado y desarrollado por los propios residentes después de escuchar los testimonios, esfuerzos y sueños de todas las familias que luchan y padecen el cáncer infantil. Junto a ellos colaboran y dirigen cada actividad los Animadores Socio Culturales, terapeutas Ocupacionales, Psicólogos de cada una de las residencias Ballesol en Madrid.

“Independientemente de las capacidades cognitivas o motrices de cada residente, este tipo de impulsos solidarios posibilita el aumento de la autoestima, satisfacción y el  protagonismo de su propio envejecimiento activo y saludable”, afirma  Luis López, coordinador del departamento de Animación Socio Cultural de Ballesol.