Consejos sobre nutrición para estar fresquito en verano

consejos verano personas mayores Ballesol

Consejos sobre nutrición para estar fresquito en verano

Según un estudio el 77% de los mayores reconoce que no toman agua 2 litros de agua al día. Por ello, en Ballesol hemos creado la Campaña de Información en Residencias y Centros de Mayores sobre Nutrición en Verano.

Desde Ballesol Latina la doctora Lizbeth Rodríguez, médico asistencial, nos ha explicado en el programa Madrid Directo de Telemadrid la importancia que tiene beber agua, “estamos en una época de riesgos donde los ancianos pierden mucho líquido y sobre todo por el sudor, por lo tanto, hay que beber agua de distintos modos, agua fresca, pero evitar que sea muy fría” ya que las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación. 

Es muy recomendable comenzar el día con un vaso de agua de 200ml. porque facilita la movilidad intestinal, así como beber durante todo el día. En las personas mayores se tiene que propiciar que tomen agua en pequeños sorbos para evitar el exceso de micción nocturna que a veces les entorpecen el sueño, agrega la doctora.

Campaña de nutrición para el verano: #VeranoconBallesol

Si no queréis pasar mucho #calor sigue los #consejosdeverano de nuestra doctora Lizbeth Rodríguez. 😎😊👇👇 https://ballesol.es/consejos-sobre-nutricion-para-estar-fresquito-en-verano/#VeranoconBallesol #personasmayores #verano #oladecalor #golpedecalor #consejos

Publicada por Grupo Ballesol en Viernes, 3 de agosto de 2018

 

Asimismo, la doctora Rodríguez enfatiza que «no tienen que beber agua específicamente, puede ser infusiones o zumos«, también pueden refrescarse con frutas ricas en aguas como la naranja, el melón, la ciruela piña, que tienen un alto contenido de agua y vitaminas lo cual favorece desde el punto de vista nutricional. Las sopas, gazpachos, zumos naturales, repartidos a lo largo del día es lo más recomendable.

Por otra parte, la doctora puntualiza que hay diferentes factores que hacen que los ancianos beban menos: a veces porque quieren evitar orinar, en el caso de aquellos que toman diuréticos y que cognitivamente están bien entonces se limitan con los líquidos, y otras veces se olvidan. Debemos recordar que con los años perdemos la sensación de la sed.

Además, en este tiempo hay que evitar comidas calientes, comidas copiosas con alimentos muy calóricos, especialmente los ricos en grasas saturadas como las carnes grasas, los embutidos, los quesos curados y favorecer dietas ligeras con frutas y hortalizas frescas como los tomates, pepinos, entre otros. Existen los menús de verano que en nuestros centros residenciales ayudan a los mayores a sobrellevar el verano. Estos menús están compuestos de salmorejos, gazpachos o cremas frescas.

Frescos y ricos en agua

Desde el SEGG (Sociedad Española de Geriatría y Gerontología) nos recomiendan para nuestros mayores que deben tomar alimentos frescos, ligeros, ricos en agua y fibra, como:

Hortalizas y verduras: tomate, lechuga, pepino, col, coliflor, brócoli, alcachofa, calabacín, berenjena, pimiento, remolacha, zanahoria, acelga, apio, puerro, cebolla, rábano, nabo, judías verdes, soja, y escarola. Lo mejor es tomarlas diariamente y en forma ensaladas.

Frutas: el melón, la sandía, la fresa, el melocotón, el albaricoque, la ciruela, la cereza, la uva, el kiwi, la piña, el higo, la manzana… son las mejores de alternar, ricas en agua, se pueden tomar en forma de macedonias de frutas y así estimular el apetito por su atractivo colorido.

Cereales: cebada, maíz, o mijo son los más recomendables ya que no aportan grasas.